Yoga Integral en Durango Bizkaia

Yoga Integral es la visión completa y profunda del yoga, un enfoque holístico que desarrolla la capacidad de autoconocimiento y autorrealización. Su filosofía contempla las tres grandes sendas del Yoga:

Karma Yoga

 El camino de la acción aplicada, perseverante y desinteresada

karma yoga bizkaia

Jñana Yoga

 El camino del estudio, de la reflexión y del conocimiento

Bhakti Yoga 

 El camino del servicio, de la entrega y la devoción

En su aplicación más occidental, se desarrolla mayormente a través de los estilos del Hatha y Raja Yoga, trabajando conjuntamente y de manera integral las dimensiones física, energética, mental y espiritual de uno mismo. La práctica de esta disciplina se adapta a las necesidades, capacidades y limitaciones (filosofía del Viniyoga) de uno/a mismo/a, permitiéndonos progresar a nuestro propio ritmo, de forma segura y auténtica. Probablemente se trate del método más completo que existe de crecimiento interior.

Hatha Yoga y Raja Yoga

El Hatha Yoga se basa en un enfoque equilibrante del cuerpo y de la mente, de nuestra relación con nosotros mismos y con nuestro entorno. Se basa principalmente en la práctica de asana (posturas de yoga), vinyasa (ejercicios dinámicos) y pranayama (regulación energética a través de la respiración), como pautas de preparación y acceso a estados mentales más calmados y sutiles. Es uno de los métodos más eficaces para estabilizar y comprender nuestra actividad emocional y mental.

Acceder a la mente a través de la mente es muy difícil, especialmente cuando ésta se encuentra agitada o a la defensiva. Por eso el Hatha Yoga utiliza el cuerpo y la respiración incidiendo sobre el Sistema Nervioso, como herramientas de calma, equilibrio y acceso directo a la mente; y permite hacerlo desde un abanico amplísimo de enfoques e intensidades (dinámico, estático, intenso, suave, físico, energético, sensorial, sutil, etc.). El Hatha Yoga es una de las prácticas de yoga más extendidas en todo el mundo.

El Raja Yoga comparte las técnicas y prácticas del Hatha (o el Hatha comparte las del Raja, según se mire), pero a diferencia del Hatha, el enfoque del Raja Yoga sigue la metodología expuesta en la gran obra Yoga Sutra de Patanjali (yoga clásico), que parte del siguiente postulado: “Yoga es el estado en el que cesan las actividades o fluctuaciones de la mente. En ese estado, el observador se establece en su propia esencia. Cuando eso no ocurre, el observador se identifica con las fluctuaciones de su mente”; y como consecuencia de esa falsa identificación se expone inconscientemente a los vaivenes emocionales de la mente, se enquista en su ignorancia y sufre.

El Raja Yoga tiene como finalidad última sumergirnos sistemáticamente en el océano de nuestra mente a través del proceso meditativo (samyama) para aprender a experimentar en primera persona y de forma directa el estado de absorción, comprensión y liberación, el estado de lucidez y verdadera Consciencia. En otras palabras, el acceso a la dicha y la felicidad absoluta (satchidananda).

El método del Raja Yoga se basa en 8 pasos progresivos y al mismo tiempo integrados entre sí:

  • Principios éticos autorrestrictivos (Yama)
  • Principios o actitudes de comportamiento (Niyama)
  • Posturas corporales yóguicas (Asana)
  • Regulación energética a través de la respiración (Pranayama)
  • Desidentificación de la actividad sensorial (Pratyahara)
  • Concentración dirigida (Dharana)
  • Concentración ininterrumpida o Meditación (Dhyana)
  • Absorción, comprensión y liberación (Samadhi)
Hatha Yoga bizkaia

¿A quién va dirigido el Yoga Integral?

Para personas motivadas y comprometidas con el desarrollo de su bienestar, que quieren progresar en su crecimiento personal y en la búsqueda integral de armonía, vitalidad y paz interior.

Yoga Integral para principiantes en Durango

En nuestras clases de Yoga Integral podrás aprender a tu propio ritmo y de una forma muy fácil. Si no tienes experiencia previa o si tu relación con el Yoga es reciente, te acompañaremos de forma progresiva adaptando la práctica y las técnicas a tus posibilidades y conocimientos. Empezarás relacionándote con tu cuerpo, sintiéndolo y conociéndolo poco a poco, aprendiendo a “darte cuenta”.

Desarrollarás así una actitud cada vez más presente y consciente que te irá llevando hacia estados más sensibles, sosegados y equilibrados. Te enseñará a observar tus pensamientos y a ir conociéndote mejor. Esta es la clave de la progresión en el Yoga: compromiso, entrega y disfrute, sin esperar los frutos de la acción, sin apegarse a ellos y sin rechazar las dificultades del camino. Simplemente aceptando, comprendiendo y agradeciendo todo aquello que venga.

Niveles de clases de Yoga Integral

La práctica del Yoga Integral en Dharananda no se práctica por niveles, ya que esto es muy relativo y a veces contraproducente. La misma técnica puede experimentarse de forma muy diferente según la experiencia de cada practicante. Lo que puede parecer muy sencillo a simple vista puede conllevar una complejidad muy sutil en el fondo y viceversa, lo complicado puede hacerse fácil si nos aproximamos con la actitud adecuada.

El nivel de Yoga no consiste en un alarde de demostración de facultades ni en el “más difícil todavía”. En todo caso, consiste en el “más profundo si cabe” y siempre a través de la experiencia personal. Lo importante no es el resultado sino su proceso. En este sentido cada uno lleva su propio ritmo, su nivel particular, con paciencia y perseverancia.

Beneficios del Yoga Integral en Durango

Los beneficios del yoga son muchos y a todos los niveles. No se limitan únicamente a las sesiones sino que se extienden a la vida cotidiana. De hecho, en eso consiste el aprendizaje del Yoga: en la capacidad creciente de ir aplicándolo a las relaciones personales, al trabajo, al ocio y a cualquier momento o detalle del día a día. Porque el Yoga Integral no es un estado de misticismo ajeno a la realidad mundana, al contrario, es una herramienta muy poderosa al servicio de nuestra transformación cotidiana y de nuestra felicidad vital.

Algunos beneficios del Yoga:

  • Salud y bienestar integral.
  • Equilibrio físico, emocional, mental y espiritual.
  • Mejora la forma física y los sistemas fisiológicos (espalda, músculos, respiración, circulación, digestión, equilibrio hormonal, etc.).
  • Sosiego emocional y calma mental. Equilibrio del Sistema Nervioso.
  • Mejora de la concentración y desarrollo de la intuición.
  • Mayor autoconocimiento y mejor comprensión de la realidad.
  • Crecimiento y evolución personal.
  • Desarrolla habilidades emocionales.
  • Potencia la comunicación empática y asertiva.
  • Cultiva el amor y disipa el miedo.
  • Genera autoestima y refuerza la confianza.

¿Qué tengo que saber antes de empezar a practicar Yoga?

¿Con qué otra práctica puedo complementar el Yoga Integral?

Debido a su enfoque integral, se complementa bien con todas las demás actividades y prácticas. El Yoga es transversal, por tanto se adapta a las necesidades, ritmos y particularidades de cada persona.

¿Puedo practicar Yoga si no soy muy flexible?

¡Por supuesto! La flexibilidad física no es un requisito del yoga sino una consecuencia que, además, no es indispensable. Poco a poco irás adquiriendo más flexibilidad con la práctica de asana (posturas de yoga) y vinyasa (ejercicios dinámicos). Esa flexibilidad física también trabajará tu “flexibilidad mental”, tu disposición a abrirte a nuevas sensaciones, perspectivas y a puntos de vista esclarecedores.

¿Los alumnos que empiezan estarán mezclados con los alumnos más experimentados?

En principio sí, porque a pesar de que trabajamos en grupo, el enfoque es individual. Cada uno/a práctica y progresa según sus posibilidades y objetivos, sin competir con nadie, ni siquiera consigo mismo/a. Tiene además algunas ventajas: a veces será un reto estimulante para los principiantes, que aprenderán de los más avanzados; mientras que otras veces serán los avanzados quienes tengan el reto de revisar y asimilar bien lo aprendido. En ambos casos se trabaja la humildad y la aceptación.

¿Qué tipo de ropa debo llevar?

Ropa cómoda tipo chandal o mallas, que te permita libertad de movimientos en las articulaciones, sin oprimirte la cintura. Ropa que te haga sentirte relajado/a. Recomendamos capas, para que puedas abrigarte si tienes frío o quitarte ropa si tienes calor (suele oscilar la temperatura corporal durante la práctica).

¿Tengo que llevar mi propio material para la práctica: esterilla, cojín, etc.?

En general no es necesario, tenemos todo lo que puedas necesitar. No obstante, si prefieres tu propio material personal no hay problema en que lo traigas. En caso de restricciones sanitarias (COVID), es posible que tengas que traerlo también para minimizar el riesgo de contagios.

¿Cuándo se empiezan a sentir los beneficios del yoga?

Los efectos del Yoga son inmediatos. Hay una relación causa-efecto directa entre lo que practicamos y la forma en la que reaccionan el cuerpo y la mente, que puede ser diferente para cada persona. Luego están los efectos a corto plazo (generalmente más físicos y fisiológicos) y a largo plazo (más mentales y espirituales).

Otra cosa son los “beneficios”, que a diferencia de los “efectos” conllevan una valoración subjetiva positiva o negativa, según nos hagan sentir mejor o peor. Por lo general, los efectos son casi siempre positivos, pero también el yoga nos remueve y eso no siempre nos gusta, porque nos pone frente a nuestras dificultades y limitaciones. También hay contraindicaciones que solemos explicar en clase y que conviene conocer para no forzar y adaptarse correctamente a la práctica.

¿Puedo practicar Yoga Integral si estoy embarazada?

Sí, aunque si no se ha practicado con anterioridad o se trata de un embarazo de riesgo, no es recomendable hacerlo durante el primer trimestre del embarazo. Es mejor en ese caso apuntarse directamente a las clases de Yoga Prenatal, más específico y adaptado. Los beneficios del yoga durante el embarazo son muchísimos, pero también hay contraindicaciones que conviene conocer.

¿Hay límite de edad para practicar yoga?

No hay límites de edad. De hecho, la práctica del yoga rejuvenece. El yoga es un estado de consciencia natural e inherente a nuestro Ser, simplemente consiste en conectar con esa naturaleza interna. En este sentido, puede ser practicado por un niño, un adolescente, un adulto o un anciano… sólo conviene adaptar el tipo de práctica y su intensidad. No hay limitaciones por lo demás.