ESTRUCTURA y DURACIÓN

ESTRUCTURA DE LA FORMACIÓN

La Formación de Profesores de Yoga está estructurada en un ciclo modular de 3 años, más un 4º año de especialización profesional optativo.

Cada anualidad consta de 11 talleres o seminarios realizados en fin de semana (aprox. 1 taller al mes), entre los meses de octubre y junio.

Esta estructura y duración permiten integrar adecuadamente el aprendizaje del yoga en la vida cotidiana y conciliar al mismo tiempo la formación con el resto compromisos personales.

Superado el ciclo de 3 años se obtiene el título de “Instructor de Yoga”, alineado con el “Certificado de Profesionalidad de Instrucción en Yoga” (Real Decreto 1034/2011 y 1076/2012).

Una vez cursados los 3 años de Instructor de Yoga se puede realizar también un 4º año de especialización profesional con el fin de obtener el título de “Profesor de Yoga”, un nivel de cualificación superior ampliamente reconocido y valorado por el sector profesional de la enseñanza del Yoga. Uno de los objetivos de este último curso es hacer una transición guiada y asesorada por parte del equipo docente y de la propia escuela Dharananda, integrando el estudio con la práctica docente del yoga, impartiendo clases y/o talleres reales.

DURACIÓN DE LA FORMACIÓN

La formación completa tiene una duración total de 880 horas, repartidas en 4 años (3+1), de la siguiente manera:

  • – Ciclo de 3 años: 600 horas de formación (a través del programa de talleres formativos de fin de semana, estudio continuado y práctica regular de yoga supervisada y certificada, dentro del marco formativo de Dharananda).
  • – Curso de especialización 4º año: 240 horas de formación (mediante tesina, talleres formativos, estudio continuado, prácticas profesionales y práctica regular de perfeccionamiento supervisada y certificada, dentro del marco formativo de Dharananda).
  • – Curso de Primeros Auxilios: 40 horas de formación (mediante convenios con Cruz Roja o entidades acreditadas, anexo al programa formativo de Dharananda).

La formación incluye un estudio regular guiado, con el objeto de poder integrar, asimilar y complementar los contenidos aprendidos durante los talleres. Se plantea de un modo asequible en cuanto a dedicación.

Se realiza una evaluación continua de las actitudes y aptitudes del alumno, tanto de los conocimientos adquiridos como de la actitud yóguica desarrollada. Se realizan exámenes anuales y la valoración de la tesina final del curso de especialización.

¿Estás interesado/a en convertirte en Instructor/a de Yoga?

¡CONTÁCTANOS!